Saltar al contenido

¿Que es el Indice de Precios al Consumo? ( IPC )

indice de precios al consumo

El índice de precios al consumo, también conocido como (IPC), es un indicador que a lo largo de un determinado período de tiempo sigue la evolución de los precios de una cesta de productos y servicios.

Este índice es utilizado para calcular el efecto del aumento de los precios en el costo de la vida. Para ello, selecciona productos específicos similares al consumo de una familia, como ciertos alimentos, calzado y textiles, combustible, transporte, servicios… Y monitoriza sus precios durante un tiempo específico y limitado, normalmente trimestral y anualmente.

Se trata de artículos que se adquieren con frecuencia y que constituyen el principal desembolso de las familias en su uso. Por lo tanto, el Indice de Precios al Consumo ( IPC ) prueba los cambios de precio de esta cesta cerrada de productos y servicios. Si este índice es positivo durante el análisis diremos que el IPC ha subido.

En otras palabras, el costo de la vida ha aumentado, ya que los bienes de consumo esenciales han sufrido una subida de precios. Y, a la inversa, si el índice es negativo, vamos a asumir que el Indice de Precios al Consumo ( IPC ) ha bajado. Es decir, el costo de vida se ha reducido ya que los bienes de consumo básicos han reportado una disminución de dichos precios.

Cabe señalar que el Indice de Precios al Consumo ( IPC ) sirve para reflejar los aumentos de los precios y el costo de la vida, por lo que a veces se confunde con la inflación, aunque es cierto que el IPC con una amplia gama de productos de diferentes sectores, puede reflejar en gran medida la inflación, o sea, el propio aumentos de los precios.

Vamos a tener en cuenta que para que el Indice de Precios al Consumo sea fiable, hay que tener dos detalles importantes. Estos los pasos a detallar a continuación:

Debe ser representativo y preciso, para poder elegir una selección representativa y ponderada de todos los bienes y servicios de los principales consumidores.

Debe ser medible y comparable en el tiempo y en el espacio, es decir, tiene que ser capaz de asemejarse y comparar la misma medida en diferentes períodos de tiempo e idéntico al resto de la medida de los demás países.

Eso queda demostrado por el IPC armonizado (IPCA), que se utiliza seleccionando los mismos bienes y servicios para el mismo grupo de población en todos los países, ya que el Indice de Precios al Consumo ( IPC )  estándar difiere según los hábitos de consumo de los dichos países, y es más difícil poderlos comparar.